Poemas de Despedida | Despedidas

Rebosantes de adioses y distancias,
sin orgullos ni arrogancias,
vestidas de pasado,
con los ojos sembrados de tristeza
pero disfrazados sus pasos de firmeza.

Dejan los besos enterrados en el viento,
a las caricias, extraviadas por momentos;
a las miradas, solitarias;
a las palabras que prefieren quedarse calladas…
Envueltas de silencio.

Despedirse no es solamente decir adiós,
es quedarme sin vos;
despedirse es un vertedero de nostalgias,
una tierra que es árida
donde solo crecen vacíos.

Despedirse es aprender a “Aceptar” y  “Dejar ir”,
es sobrevivir para otra vez vivir,
despedirse es caminar en soledades,
abrirle la puerta a las realidades…
Despedidas… Más que adioses no deseados, heridas.

El aire de nuestra casa tiene aroma a despedida,
ese brillo en nuestros ojos delata una distancia,
el silencio inoportuno armoniza nuestras lágrimas,
el roce de nuestras manos le suplica al tiempo detenerse,
el último suspiro le dice adiós a nuestro “Quedarse”.

Mi corazón no sabe el lenguaje de despedidas,
ni sus presagios, ni sus augurios;
ni su fingida calma o sus disturbios,
no sabe dar adioses,
menos los envueltos en un “Para siempre”.

Despedirse así, como nosotros,
es prometer recordarse;
mi corazón no quiere despedirse,
el tuyo ya ha dicho adiós …
Despedirse… Aprender a que te vayas, sin yo irme.


Safe Creative #1103018602491

This entry was posted in poemas de despedidas, poemas tristes and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *